martes, 28 de abril de 2015

[Concentración] 1º de Mayo, La lucha está en la calle, no en el parlamento.

El Sindicato de Oficios Varios de Albacete de la CNT-AIT, ha convocado para el viernes 1º de Mayo, una concentración en la Plaza de la Constitución a las 12:00 horas, con la consigna "La Lucha está en la calle, no en el parlamento".


 La Lucha está en la calle y no en el parlamento

Ya han pasado muchos años desde que se produjeron los dramáticos acontecimientos de Haymarket (Chicago) en 1886, donde la justicia burguesa norteamericana asesinó a los que fueron denominados Los Mártires de Chicago. Hoy en día, el 1º de Mayo, ha pasado a ser de un día de protesta universal a un día de fiesta donde la clase obrera deja su puesto de trabajo para consumir.

Sin embargo, los trabajadores que defendieron la jornada de 8 horas y murieron asesinados por arrancar a la burguesía una serie de conquistas no pueden haber muerto en vano; es pues deber de devolver los sacrificios producidos por todas aquellas personas que quisieron un mundo mejor donde poder vivir y seguir con su lucha y con las ideas que los trabajadores anarquistas defendieron.

Durante estos meses hemos podido ver como ciertos grupos políticos apoyados por movimientos sociales se han integrado en las instituciones del Estado y han reavivado la esperanza de que se produzca una mejora de las condiciones de vida a través de las instituciones del Estado. Esta esperanza única y exclusivamente se centra en mejorar las condiciones de vida con la sola reforma de los existente, aceptando al capitalismo y al Estado como fundamentos de la actual sociedad, que para los anarcosindicalistas son entre otros, las causas más importantes de las miserias del canibalismo social.

Hemos de recordar que en la actualidad existen un conjunto de derechos que los trabajadores y trabajadoras tenemos y que no se respetan en los puestos de trabajo, entre otras cosas, porque la clase trabajadora no es capaz siquiera de defenderlos. De esta manera, tenemos que enfrentarnos a jornadas abusivas, bajos salarios, destajos, trabajo sin protección individual y colectiva, etc. Todo esto está legislado, pero la clase trabajadora no tiene de ninguna manera capacidad actualmente para defender todos esos derechos. Por muy buenas que sean las promesas de los partidos políticos, ellos no vendrán a defendernos, es por eso que debemos hacerlo nosotras mismas. La lucha ha de estar en las calles, y en nuestros puestos de trabajo, no en el parlamento o en las instituciones del Estado. Depositemos nuestra confianza en las fuerzas que entre nosotros podemos organizar para golpear como más firmeza la mano que nos explota y nos domina. Solamente haciendo esto habremos recorrido un buen trecho en el camino de nuestra emancipación de todas las cosas que nos hacen ser hoy por hoy los últimos de la sociedad.

La clase trabajadora tiene una herramienta para luchar en el sindicato y ha de encontrar en la acción directa y en el apoyo mutuo las bases para dirigir esa acción contra sus explotadores, sin intermediarios políticos o sindicales, sin comités de empresa y sin liberados; y de esta manera también reconociendo que solamente mediante la acción conjunta y colectiva, de toda la clase trabajadora bajo los principios del anarcosindicalismo, puede hallar una salida real a todo lo que le explota en el presente y en el futuro.

 
 
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada